Mi mejor amiga se casa dentro de un mes. Por supuesto, desde diciembre que se comprometió hemos estado planeando y pensando en todos los detalles de la boda. Y es que en un momento tan importante en la vida de una mujer y claro, de un hombre también, uno solo quiere que todo esté perfectamente bien y que el día tan esperado resulte ser inolvidable y feliz para los novios.

María, mi amiga, no tenía unos senos bonitos y no por el hecho de que fueran pequeños, sino porque le hacían ver el pecho muy plano. Antes, me decía “Quiero aumentarme el busto”, pero en realidad nunca trascendió el tema. Ahora con lo de la boda se intensificó su deseo y se operó hace 6 meses. Yo no pude estar con ella durante la cirugía porque por motivos de trabajo tuve que viajar. Además, todo fue muy rápido, coincidió con la visita de su hermana, que vive fuera del país, y ella fue quien la ayudó y le recomendó al cirujano plástico que la trató. Cuando llegué (que fue más o menos a la semana de la cirugía), María tenía unos senos bonitos, divinos. Y claro, solo habían pasado uno días, pero no se inflamó mucho y según lo que le había dicho su doctor el 70% de los resultados se empezarían a notar a la segunda semana, es decir, que más o menos como yo pude percibir, iba a quedar su busto. María estaba feliz porque el doctor había logrado lo que ella quería, incluso superó sus expectativas.

María me contó que fue a valorarse con este doctor porque fue él quien operó a su hermana y ella tiene unos senos bonitos. María me habló de la amabilidad y la calidez con la que la atendieron, se sintió tan bien y el doctor le dio tanta confianza que por eso tomó la decisión de operarse con él. Además, la hermana quedó muy bien y eso era muy bien indicio del trabajo de este cirujano.

Durante el proceso de la cirugía, a María le fue muy bien, ella me dice que el dolor fue mínimo, sin molestias y que no fue tan traumático como creía. La recuperación fue buenísima y pudo volver a trabajar a los 5 días sin problema. A María le quedaron los senos bonitos, se le ven muy naturales y lo mejor es que las cicatrices casi ni se ven.

Algunos amigos nuestros no tienen idea que María se operó y cuando la ven le dicen que se ve divina y que sea lo que sea que se hizo, la dejó mucho mejor.

Antes María debía comprar ropa interior push up, es decir, que le ayudará a realzar el busto, para que no se le viera tan plano. Ahora es talla 34, ella es alta y delgada, entonces no se le ven demasiado grandes. Está feliz, dice que le encantó ese cirujano plástico porque precisamente logró lo que quería: unos senos bonitos y no algo exagerado. Hace unas semanas fuimos a que se midiera el vestido de novia y se ve divina.

Yo me llevé una sorpresa cuando supe que el cirujano que operó a María fue el doctor Omar Pacheco. En ese momento no sabía quién era, no lo conocía. Hace un mes pude conocerlo, porque desde hace un mes trabajo con él en el tema de comunicaciones. Antes de empezar a trabajar con el doctor Pacheco pude conocer su trabajo por la cirugía de mi amiga María y realmente como paciente de él, ella quedó supremamente feliz.

Jessica Pinzón – Jefe de Prensa
OMAR PACHECO – Cirujano Plástico