La cara, suele ser una de las áreas del cuerpo que más cuidamos. Y no es para menos, pues es una zona que resalta por encima de otras. Se piensa que las que más nos preocupamos por nuestro aspecto físico somos las mujeres, sin embargo, cada vez es más frecuente que los hombres visiten nuestro consultorio para corregir la nariz o aquellas características que no los hacen sentir completamente bien.

Hace poco tuvimos el caso de Daniel, un joven de 25 años que tomó la decisión de operarme para corregir giba de la nariz. Al principio, estuvo reacio a la cirugía porque temía sufrir un cambio demasiado drástico y ver afectada toda su vida por esto: “El cirujano de mi mamá desde hace algunos años ha sido el doctor Omar y fue ella quien me llevó a una cita con él. Mi mamá sabía que me molestaba mi nariz, bueno, que no me gustaba la giba que tenía. Ella me decía que no tenía nada de malo operarse para mejorar algo que a uno no le gustaba, pero yo, un poco machista, pensaba que las cirugías plásticas eran solo para las mujeres…”

Daniel accedió a visitar al doctor Omar Pacheco para corregir giba de la nariz luego de las insistencias de su madre y debido a los problemas de respiración que empezó a tener, probablemente por esta particularidad nasal: “Me di cuenta que se me dificultaba respirar, sobre todo al dormir y como mi mamá es tan insistente pues le dije que fuéramos a ver a su cirujano. El doctor Omar es un señor muy buena gente, mi mamá ya le había contado sobre mí, entonces sentí que fue muy respetuoso y en lugar de querer convencerme de operarme y corregir giba de la nariz, me dio razones de peso para que yo fuera quien dijera me opero o no.”

El doctor Pacheco le explicó cuidadosamente a Daniel, que además de la giba nasal prominente, tenía una desviación que ocasionaba las dificultades al respirar. “Más que decirme que mi nariz se iba a ver bonita sin la giba, porque eso no es que me importara mucho, me molestaba, pero no era para tanto. Me explicó que podía corregir giba de la nariz y mejorar esa parte sin causar un cambio dramático y además, mejorar mi respiración corrigiendo los problemas internos que tenía mi nariz. Eso me hizo ver las cosas de otro modo. El doctor Omar me pidió unas fotos e hizo un comparativo de lo que haría con la giba y según eso, parecía algo muy simple. No iba a quedar con la nariz de una niña. Eso me gustó”.

Finalmente, Daniel se operó, confió en el doctor Pacheco y sintió que funcionalmente era necesario tratar los detalles que perjudicaban su correcta respiración y aprovechó para corregir giba de la nariz.

Ha pasado cerca de un año y Daniel dice que está muy contento con los resultados: “Me gustó lo que el doctor Omar hizo con mi nariz. Ahora puedo respirar muchísimo mejor y físicamente me parece que el resultado fue muy bueno. No cambié en nada, mi cara se ve distinta, pero bien. La gente me ve y ni se da cuenta de lo que me hice. Eso es lo mejor. Yo creo que la cirugía fue muy buena para mí. El doctor logró cambiar esa percepción boba que tenía y me siento contento con los resultados.”

Jessica Pinzón – Jefe de Prensa
OMAR PACHECO – Cirujano Plástico