“Mi nombre es Natalia, tengo 32 años y tengo dos hijos uno de 2 y otro de 4 años. Conocí al doctor Pacheco hace 5 meses cuándo me hice una lipo para reducir grasa del abdomen y lograr el abdomen perfecto que quería. No he sido la mujer más flaca, pero tampoco gorda. No soy amante del deporte o el gimnasio, pero intento cuidarme con la comida y a veces salgo a correr con mi esposo. Luego de mi embarazo me quedó una pancita que no me gustaba. Además, aumenté dos tallas más. Eso me llevó a pensar en algo que me hiciera tener el abdomen plano. Empecé a tomar unas pastas para reducir el abdomen y continué con la dieta que tuve que seguir durante mis embarazos debido a diabetes gestacional. Dejé de comer tantas grasas y cosas con alto contenido de azúcar, dulces, gaseosas, etc. Eso me ayudó muchísimo y logré bajar unos kilos, pero seguía teniendo gorditos y necesitaba adelgazar el abdomen.

Mi tía se operó hace unos años con el doctor Omar Pacheco y ella me aconsejó ir a su consultorio. Yo tenía miedo de la anestesia y de los riesgos de la cirugía de abdomen plano y había averiguado otros tratamientos no quirúrgicos, pero no con resultados tan buenos como la lipo. Pedí una cita con el doctor Pacheco, me reuní con él y hablamos sobre lo que quería y lo que él, desde su punto de vista médico, pensaba que era mejor para mí. Me trató muy bien, me explicó todo y me dio mucha confianza. Me aclaró todo sobre la anestesia y el proceso de la cirugía. Eso me hizo sentir más tranquila. El costo de la lipo me pareció muy acorde, teniendo en cuenta el beneficio que iba a recibir: tener un abdomen plano y un cuerpo proporcional.

Hice todo lo que se necesitaba antes de la cirugía y muy rápidamente programamos la operación. No pude estar más tranquila porque el doctor siempre estuvo pendiente de mí, resolviendo todas las preguntas que tenía. Todo salió muy bien, mientras estuve en la clínica, me sentí bien con un poco de dolor, pero nada fuerte. Mi recuperación fue la mejor, uno siempre tiene la idea que es terrible. De hecho, una amiga mía me dio algunos consejos para que no me sintiera tan mal, pero no tuve que usarlos. El abdomen plano lo pude ver a la semana de postoperatorio, incluso puedo decir que a los 3 días, con algo de hinchazón ya no me veía los gorditos del estómago, ni los de la cintura y en general, mi cuerpo se veía muy bien. Un poco de piel que quedó floja se ha ido retrayendo, tal como ocurre en el abdomen después del parto, aunque en ocasiones no sea completa debido a tanto estiramiento durante el embarazo.

En cuanto al dolor, es muy leve, el primer día es el más complicado, pero de uno a diez, creo que 6. Igual, uno debe tomar analgésicos y antiinflamatorios que alivian cualquier molestia. Morados no tuve y los masajes, aunque a veces son molestos, hacen que la piel se ponga divina y que todo se acomode de tal forma que uno quede con el abdomen plano.

Yo estoy contentísima. El doctor Pacheco tiene unas manos increíbles, todo lo trata con mucho cuidado y delicadeza. A quienes se quieran hacer una lipo o cualquier otra cirugía, les digo que con el doctor Pacheco vale la pena totalmente.

Jessica Pinzón – Jefe de Prensa
OMAR PACHECO
 – Cirujano Plástico